Convivencia de usos deportivos.

El medio rural y natural: la “cancha” de multitud de actividades  deportivas y recreativas.

Desde hace unos años la población española, en un proceso paralelo a lo ocurrido en los países de nuestro entorno, ha identificado el medio rural como escenario para la realización de diversas actividades; la pandemia ha acelerado este fenómeno. Una gran parte de ellas se basan en  la práctica de una  actividad física o deporte. El resultado es que , como mínimo, duplican  el número de personas federadas de nuestro país de todas las federaciones.

La convivencia, una cuestión de educación y de sentido común

Hay ciertas partes del país, sobre todo donde concurre un alta densidad de población con un escaso territorio circundante, la coincidencia de usos deportivos sobre los caminos es un hecho; y es previsible  que esta situación  aumente . Y, en algunos casos, esto deriva en conflictos. Esta realidad también se produce en los países de nuestro entorno.

Convivir es, básicamente, una cuestión de educación; es decir en la consideración y respeto al “otro” cuando llevemos a cabo nuestra actividad deportiva; y en utilizar el sentido común cuando se dé la coincidencia. Sobre todo si este es un menor o una persona con accesibilidad diversa.

La lástima es que ninguna federación o ente    “reparten” las neuronas que corresponden a la educación.

El papel de la FEDME y de la RFEC.

La actual ley del deporte indica qué es lo tienen que hacer las federaciones respecto a sus deportistas federados. Pero ambas organizaciones somos conscientes que nuestros deportes son practicados por los habitantes del país y por turistas extranjeros, de manera masiva; por lo que no es descabellado  decir, por ejemplo, que solo un 5% de los que hacen senderismo están federados.

Y ambas entienden que tienen una responsabilidad no tasada, por ser los entes de referencia en ambos sectores identificados por el estado,  sobre cualquier persona que practique sus deportes y la problemática que tengan, sean federados o no. Esta responsabilidad es el que lleva a proponer este documento de convivencia

En el medio rural y natural, cabemos todos

Hay que partir de que nadie es el propietario de los caminos por donde desarrollamos nuestro deporte; y que todos tenemos derecho a utilizarlo. Normalmente el sentido común nos lleva a adaptar las características de la progresión a nuestras condiciones y al estado del vial;  la aplicación de este  se  debe prolongar en los momentos de coincidencia con otras personas realizando su actividad.

Este documento plantea un escenario de situaciones, a título de  guía para  una convivencia respetuosa