Un poco de historia

La utilización de marcas ubicadas sobre el terreno y la necesidad de aportar postes direccionales, balizas, etc. para colocar estas últimas , que sirvieran para indicar rutas de manera general en el medio natural, se inició en el mundo federativo de montaña a finales de los años 70 del siglo XX, para la práctica de senderismo; e impulsado por federaciones autonómicas y clubes de montaña. Con el tiempo esta realidad se extendió a otros usos deportivos y/o recreativos en el medio rural y los agentes que las promueven se diversificaron.

Detrás de todas estas acciones hay grandes implicaciones relativas a la salud, a la promoción de territorios “olvidados”, al impacto socioeconómico que las actividades vinculadas a estas generaban, etc.

¿Por qué hacer un documento que hable de  compatibilidad  de la  señalización?

El incontestable éxito llevó a los diferentes entes a plantear  diversas señalizaciones que, en muchos territorios, coincidían sobre los mismos caminos, tenían las mismas direcciones, daban la misma información, etc. con lo que tuvieron como efecto la multiplicidad de la implantación de soportes informativos en un mismo punto.

La sensación que produce este hecho es negativa, sobre todo si se piensa en que en la mayoría de las mismas se han hecho con fondos públicos.

En algunos territorios, las autoridades autonómicas bajo la fórmula de “Manual de Señalización Turística” o similar entraron a ordenar este asunto

¿A quién compromete el documento suscrito?

 Compromete en exclusiva a la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada y a la Real Federación Española de Ciclismo, que actúan desde la responsabilidad que supone que el entramado legal español hace recaer en sus hombros todo lo relativo a sus deportes; y desde la sensibilidad social  y medioambiental que ambas tienen ante una situación que se juzga mejorable

¿En qué va  a afectar a las federaciones?

Los contenidos de este texto se habrán de trasladar a los documentos que rigen la autorización/homologación/certificación  de señalizaciones para la práctica del senderismo  y el  ciclista en el medio natural. Y pasarán a ser contenidos de los procesos de formación de técnicos sobre implantación de las mismas que existan.

¿Cuáles son los elementos básicos del documento?

1.- Caso de haber normativa que regule este asunto, se estará a lo dispuesto en ella

2.- Uso, cuando técnicamente sea posible, de los mismos soportes para la señalización

3.- Aparición de la señalización integral y diferenciada de ambas movilizaciones

4.- El promotor de la segunda movilización que se instale tendrá que pedir permiso al correspondiente a la primera movilización para ubicar lo que corresponda en el soporte; caso de tener que hacer cambios, correrá a cargo del segundo promotor

5.- La señalización se reforzará en aquellos puntos en los que se junten o se separen las dos propuestas

6.- La coincidencia de recorridos no exime de la necesidad de tener los permisos y otra documentación necesaria